0
0
0
s2smodern
Tamaño letra:

LAGUNADEELSALOBRAL11

La Villa de don Fadrique está situada en plena Reserva de la Biosfera. Pero eso no es de ahora. Antes de su fundación, el asentamiento que se situaba en este núcleo poblacional se llamaba La Puebla de la Isla. El motivo no es otro que el agua. Su término municipal está rodeado por dos afluentes del río Guadiana, el Gigüela al este, y el Riansares al oeste.

Al norte de la población existe una laguna endorreica, la Laguna de El Salobral, que tiene un parque junto a ella para poder disfrutar de la naturaleza en silencio, con un observatorio de aves peregrinas como las grullas o los flamencos. Muy cerca de la localidad está Villacañas, cuyo complejo lagunar destaca por su avifauna silvestre, con todo tipo de especies propias de estos entornos lagunares. La Reresrva Natural está compuesta por la Laguna Larga, que tiene varios observatorios de aves, la laguna de Tirez, que se encuentra junto a un yacimiento arqueológico prehistórico, la Laguna de Peña Hueca, lugar mágico, que fue fuente de riqueza por su explotación como salinas, debido a la gran riqueza de sus aguas en un componente salino procedente del  cloruro de Potasio. El aspecto rojizo de sus aguas, procede de un alga con Beta-caroteno, microbios muy parecidos a los que los astrobiólogos creen que Marte pinta el color rojo.

penahueca

Tampoco están lejanas las lagunas de Lillo,  como la que existe junto al municipio de El Longar, El Altillo Grande y el Altillo Chica, prolongación también de este complejo que forman los Humedales de La Mancha, y que se complementan con otros como las Lagunas de Villafranca de los Caballeros, que son un lugar de baño cuando aprieta el calor. Tampoco queda muy lejos el Complejo Lagunar de Manjavacas en Mota del Cuervo, lugar de anidamiento de aves en peligro de extinción como el Ansar, el pato Malvasía y otras especies. Es un lugar de estancia y cría del flamenco en primavera y de las grullas en invierno.

Mención aparte merecen las Lagunas de Ruidera, sitio del nacimiento del río Guadiana y que en una jornada se puede disfrutar en todo su esplendor en cualquier época del año, desde el embalse de Peñarroya, junto al castillo almohade del mismo nombre en la carretera desde Argamasilla de Alba, hasta el propio complejo lagunar con saltos y cascadas en escalera, desde la provincia de Albacete, Osa de Montiel, culminando el salto del Hundimiento junto al pueblo de Ruidera, sin olvidar alguna que otra variedad como la visita para los amantes de la espeleología a la cueva de Montesinos, lugar de inspiración de Miguel de Cervantes Saavedra, que hasta allí llevó a su Quijote.

PASEO VIRTUAL POR LA LAGUNA DE EL SALOBRAL

E-MAS COMUNICACIÓN Y DISEÑO WEB